Los Cátaros eran un movimiento de carácter gnóstico que surgió a mediados del siglo XI, etiquetado como herético por la Iglesia Católica de la época.
Hubo comunidades cátaras por toda Europa occidental, pero su foco central estuvo en el Languedoc, en Occitania (Provenza, en el sur de Francia).
Fueron,como hemos dicho una secta cristiana surgida a finales de s. XI
en el sur de Francia,los cuales diferían de la religión oficial impuesta por Roma.
Cátaro viene de griego "katharoi" que quiere decir puro y es como llamaban a los "perfectos" que eran sus sacerdotes.
Los cátaros se caracterizaban por una teología dual, basada en la creencia de que el universo estaba compuesto por dos mundos en conflicto, uno espiritual creado por Dios y el otro material forjado por Satán.
Simplificando mucho sus creencias, podemos decir que eran descendientes del maniqueísmo, según el cual el bien estaba separado del mal como la luz de la oscuridad.
Los cátaros también creían que las almas se reencarnarían hasta que fuesen capaces de escapar del mundo material y elevarse al paraíso inmaterial. La forma de escapar al ciclo de reencarnaciones era vivir una vida ascética y no ser corrompido por el mundo.
Consideraban al hombre como un campo de batalla donde el dios de la luz y el de las tinieblas se enzarzaban en un combate sin cuartel. La materia, creación exclusiva del mal, debía desaparecer, y para permitir que el alma se liberase los cátaros seguían una vida casta y se alimentaban lo menos posible. Steven Runciman dice que si la cosa hubiese sido posible los cátaros habrían deseado el suicidio de la raza humana, sea directamente, sea absteniéndose de procrear hijos.

La castidad no tenía para ellos el mismo valor que para los católicos. Los cátaros no condenaban la actividad sexual mientras fuese estéril sino el matrimonio y la procreación, y por ello se les acusó de orgías contra natura.

Se dividían en creyentes y perfectos, los primeros lo eran a través de una ceremonia llamada convenza y estaban al servicio de los perfectos. Era necesario pasar por duras pruebas para transformarse en perfecto, hasta el punto que muchos de quienes lo intentaban debían renunciar a ello. Al cabo de un tiempo de iniciación se recibía el consolamentum, y desde este momento el perfecto debía llevar una vida irreprochable no teniendo derecho a casarse y, si ya lo estaba debía abandonar a su familia. Nunca comían carne «ni queso, ni huevos, ni ningún ser nacido de la carne por vía de generación o de coito».No tenían ningún rito matrimonial, ya que la procreación (traer más almas al mundo material) estaba mal vista. Estaba permitida la práctica de la homosexualidad (que en esa época se denominaba «sodomía»), ya que las prácticas sexuales eran permitidas siempre que no produjeran nuevos hijos.

La vida de los cátaros estaba fijada por ciertas ceremonias religiosas que celebraban los perfectos, como el melioramentium, por el que abjuraban de la religión católica, y el apparelliamentum, celebrado cada mes y que consistía en una confesión general. Todas esas ceremonias terminaban en un beso de paz, pero para evitar todo contacto directo entre un perfecto y una perfecta se transmitían el beso besando el Evangelio.

Los perfectos no tenían domicilio fijo y siempre iban acompañados por otro cátaro. No disimulaban su condición ni su creencia, porque llevaban un vestido negro y un especial cinturón de cuero. Predicaban en público y hacían tal muestra de valentía ante la muerte que se creyó que eran partidarios del suicidio. Después de haber recibido el consolamentum, ciertos perfectos se disponían a la endura, es decir, que se dejaban morir de hambre creyendo que la muerte les llegaría en estado de gracia. De todos modos la práctica de la endura era excepcional. Su auténtica austeridad, que contrastaba con la corrupción del clero católico, conquisté muchos fieles.

El papa Inocencio III decidió organizar una cruzada contra los cátaros, ya entonces llamados albigenses. Ramón VI, conde de Tolosa, había prometido a Pierre de Castelnau, representante del Papa, ayudarle a perseguir a los herejes, pero en realidad no había movido un dedo para ello, por lo que el pontífice intentó obtener el apoyo del rey de Francia, Felipe Augusto, pero sin éxito, pues éste se hallaba muy ocupado en su lucha contra los ingleses y no le hizo caso.
Si por una parte la cruzada contra los albigenses hizo que la Iglesia viese reforzada su unidad y su poder, por otra fue el origen de la unidad de Francia, la cual condujo a la uniformidad jacobina que sirvió de ejemplo a otros países. Aunque ya se había ejercitado durante la monarquía absoluta e influido en España a través de la monarquía borbónica, fue después de la Revolución Francesa cuando la idea de la nación una e indivisible se abrió paso en contra de los nacionalismos entonces aplastados y que ahora vuelven a renacer.

Derrotados en varias batallas, los cátaros se refugiaron en el castillo de Montségur, situado en lo alto de un monte y que parecía verdaderamente inexpugnable. En 1232 los jefes cátaros habían acordado con el señor de Perellà, dueño del castillo, que pasase lo que pasase les serviría de refugio. La hija de Ramón de Perella, Esclarmonda, era una cátara ferviente.

En 1242 albigenses salidos de Montségur asesinaron a los inquisidores que iban a Avignonet, lo que hizo que Hugo des Arcis, senescal de Carcasona, decidiese atacar el refugio cátaro. Para ello armó un ejército de diez mil hombres y, en mayo de 1243, puso sitio al castillo en el que permanecían cuatrocientos o quinientos cátaros, una pequeña guarnición de hombres armados y algunas familias que se habían refugiado allí para huir de la persecución.

Estos grupos estaban hiriendo de muerte al poder Papal, por lo que la Iglesia si no quería perder su poder terrenal (el espiritual prácticamente ya lo había perdido) tenía que reaccionar y lo hizo de forma contundente recurriendo a la "Cruzada". Los herejes ya no son los musulmanes, sino los propios cristianos,los cátaros Y por si aun quedaba alguna brasa de la herejía se forma La Santa Inquisición para sofocarla.
El primer contacto con el catarismo se produce en el instituto de Giessen, gracias a su profesor de religión, el barón de Gail.
El 15 de marzo de 1244 celebraron por última vez el equinoccio de primavera según el rito maniqueo. Al día siguiente una gigantesca hoguera se elevó a los pies del castillo y 210 perfectos, que habían escogido la muerte, se lanzaron a ella cantando; al frente de ellos iban el obispo Martí y la joven Esclarmonda junto con su madre, Corba de Perella, y su abuela, Marquesa de Lantard.

Se encargó a cuatro perfectos que escondiesen los libros sagrados y los tesoros de los cátaros. Con una cuerda fueron descendidos por una pared lisa y desaparecieron. ¿Dónde están los libros y los tesoros?. Se dice que libros y joyas se hallan en un lugar desconocido en el mismo Montségur, pero aparte de que las excavaciones hechas no han dado resultado, ¿cómo compaginar la existencia de valiosas joyas con la vida austera que llevaban los cátaros? Cierto es que si se encontrasen restos de objetos de culto o libros litúrgicos del catarismo harían las delicias de los estudiosos arqueólogos.